escritos, verdades que se gritan en silencio

Me encuentro en una relación complicada

La mayoría de las veces es más sencillo solo ignorar y fingir como si todo estuviera bien, mirar hacia otro lado. Pero cuando la relación es tan cercana, es casi imposible ser feliz, porque, aunque finjas que todo está bien siempre te sientes incomoda.

Este problema viene de años atrás, y aunque nuestra relación no ha sido del todo buena, dependo totalmente de él, y aunque lo no lo valoro lo suficiente, tengo que decir que me ha dado las mejores experiencias y demostrado ser fuerte una y otra vez.

Normalmente siempre alago el de las demás mujeres, pero me es muy difícil aceptar que hagan alguno alago, le exijo demasiado, olvidando que tiene que descansar, otras tantas lo trato tan mal y no lo cuido, que pareciera que no lo amo.

Pero claro que lo amo, sin él, literalmente, no sería nadie…
Y es que desde siempre me han dicho como debe de ser, aunque el mío no sea así.

Lo acepto, estoy en una relación complicada con mi cuerpo, por mas absurdo que parezca. No recuerdo alguna vez que me haya mirado al espejo y haberme dicho ¡Que hermosa estoy!, sin antes pensar que tenia mucha panza o que mis brazos ya están un poco flácidos que si tal vez hiciera algunas sentadillas mi trasero se vería mejor.

No niego que algunas veces me siento guapa pero luego recuerdo que tengo que tener cuidado de que hago o como lo vista, no vallan a pensar que soy superficial, o que porque me gusta mi cuerpo y subo fotos a las redes sociales tengo baja autoestima y necesito atención, mucho menos vestirme con ese pantalón que tanto me gusta porque entonces seré una resbalosa y sonsacadora de “buenos hombres”.

Y es que es tan difícil cuidar la relación con tu cuerpo, amarlo y quererlo, porque siempre hay gente opinando, que llegas a creer que no te pertenece.

No es de ahora, ¡NO!,
Creo que cuando me distancie de mi cuerpo fue en la adolescencia, cuando era inmadura, insegura y trataba de encajar en la sociedad.

Y aún recuerdo la vez que me usaron de ejemplo, para dejar claro que yo era bonita de mi cara, pero que para ser guapa necesitaría tener buen cuerpo, ¿buen cuerpo? ¿que tenia de malo el mío?
Nunca lo supe.

O cuando me hicieron sentir incomoda de disfrutar mi cuerpo y vestirlo como yo quisiera con frases tan sutiles como:

“tú me gustas porque no te vistes provocativa”,

“si te viera bailando como ella, dejarías de ser mi novia”

Así que tenía que tener mucho cuidado de cómo me vestía, porque para ser digna de ser novia de alguien tenía que vestirme  “decentemente”. Pero me pregunto que tan provocativo puede ser un uniforme de preparatoria, con la falda abajo de la rodilla para que al caminar por la calle me gritaran tontería y media. Al punto que llegué a pensar que talvez era mi forma de vestir la que provocaba eso, así que empecé a usar pantalonera, pero las cosas no cambiaron.

Luego también están, familiares, conocidos, vecinos, el señor de la tienda, la viejita de la esquina, los amigos de los familiares, el conocido del amigo de tu familiar y todo tienen algo que opinar de tu cuerpo, que si ya estas más llenita, que si estas enferma porque esta muy flaca, que si las lonjitas, que aprendas a vestirte más decente, el short está muy corto, ese pantalón es muy apretado.

Y yo en plena adolescencia completamente inmadura y tratando de sobrevivir a las hormonas y cambios de humor. Me fui alejando de mi cuerpo, fui aceptando cada una de las criticas y pensando que todas eran ciertas.

Y paso algún tiempo, maduré, pero seguí fingiendo que no existía ningún problema entre mi cuerpo y yo. Aunque en realidad lo realmente malo es que no pasaba nada, ni bueno ni malo.

Ya después, existieron algunos comentarios que, aunque no me afectaron igual que antes, si me causaron gran enojo y no por lo que dijeron, sino porque, mi reacción en ese momento no fue la que yo hubiera preferido.

Como esa vez en el hospital, en pleno parto un doctor al momento de revisarme me descubre mi panza y dice ¡Qué horror parece que te ataco un león!, refiriéndose a las estrías que tenía, sin el saber que todas las noches dormía embarrada de aceite y aun así salieron para quedarse. Que no se si en ese momento llore por el dolor de parto, por su comentario o por la montaña de emociones que tenía en ese momento.

Ahora después de dos hijos, mi cuerpo no es en absoluto lo que era en mi adolescencia, ahora entiendo lo que dicen “nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde”. Y es que no lo había notado hasta que vi una foto mía de hace ya algunos años atrás y no me cabe en la cabeza porque era tan insegura.

Pero claro aun después de ser mamá la gente, se siente con el derecho de opinar. Sin darse cuenta de cuanto lastiman a veces sus comentarios y sin saber que, ahora aparte de tu cuerpo es totalmente diferente, en tu cabeza solo puedes pensar si lo estas haciendo bien.

Y me hizo recapacitar, que todas esas personas que hicieron esos comentarios ya no están en mi vida, talvez ni siquiera saben el daño que hicieron en ese momento y darme cuenta que no he amado a mi cuerpo como el lo merece, que lo juzgue demasiado tratando de cumplir estándares que ni siquiera se quién dijo que así debería de ser el cuerpo perfecto, no había aceptado que mi cuerpo nunca será como el de las modelos de las revistas, porque cada cuerpo es hermoso y único.

Mi cuerpo no es el mismo, tampoco mi forma de pensar y mi madures, aunque tengo que aceptar que hasta hace poco e decidido ser consciente de mi cuerpo, porque, aunque vivo en él, pocas veces le prestó atención y esto provoca que en esos momentos que soy consiente de el, lo mire como a alguien que hace mucho no miraba, como alguien que hace tiempo no lo han cuidado.

Es un camino largo y para nada fácil, pues me toca sacar de mi cabeza todo lo que aprendí sobre el cuerpo, hacerlo pedazos, saber que me quedo y que no.

Porque al hablar del cuerpo, solo pienso que es, lo que las personas ven cuando me conocen, en pocas palabras, “mi aspecto físico” pero es mucho más que eso.

“Porque mi cuerpo es donde esta guardado todo el universo que me conforma, desde mis miedos mas grandes, hasta mis sueños incontables”.

Así que he tenido que aprender que mi cuerpo me pertenece,
Aprender que no es malo sentirlo y disfrutar,
Aprender que necesita ser cuidado física y psicológicamente. Y muchas cosas nuevas que tengo que aprender.

Y aunque el titulo empieza con la frase “en una relación complicada”, creo que al terminar de escribir me e dado cuenta que ahora mas que nunca amo a mi cuerpo, que al hacer consciente las malas experiencias del pasado y saber como me afectaron ahora puedo liberar esa parte de mí.

Anuncios

4 comentarios en “Me encuentro en una relación complicada”

  1. Es primera vez que te leo pero no sabés lo mucho que me identifiqué con este escrito. También tengo una relación complicada con mi cuerpo, en mi adolescencia era delgada, mucho, y por eso recibí un sinfin de críticas. Ya que he subido de peso (quizás unas 45 libras más de lo que pesaba entonces) también recibo críticas “qué gordita te has puesto”, “estás comiendo mucho, ¿no?” lo peor es que me veo al espejo y no me veo gorda, pero sé que no soy la misma de hace diez años. Es terrrible nuestra sociedad, y los peores críticos a veces son nuestras familias o amigos (personas que supuestamente nos quieren). Pero todo se concluye en ser nosotras mismas las que más nos amemos y aceptemos. Yo aún no he sido madre así que no puedo entender esa parte pero te admiro mucho por compartir tu experiencia tal y cómo ha sido, sin tapujos ni vergüenza. ¡Ánimo! eres hermosa, y única, no dejes que nadie te diga cómo debes vivir tu relación con tu cuerpo. Un saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.