escritos

La ensalada

Y ahí estaba frente al refrigerador, observando el menú semanal de comidas, el que probablemente hace una semana parecía tan alcanzable y hoy parece en otro idioma.

-lechuga, brócoli, zanahoria que palabras tan extrañas y nada apetitosas- piensa.

Abre la puerta, esperando que al abrirla encontrara lista su deliciosa ensalada, como las que mira en las fotos de sus redes sociales.
ensalada
Pero, sus ánimos decaen rápidamente, pues no hizo la despensa, y solo está la lechuga, el brócoli y la zanahoria, que no ha usado ya en algunos días, semanas o no recuerda ya cuanto tiempo.14.jpg

Cierra la puerta del refrigerador ya en estado de frustración total.
Busca en la alacena y no encuentra nada que comer, solo algunas frituras. !!Benditas frituras!! esas si que son fieles, no importan cuanto tengan guardadas solo les pones un poco de salsa, y listo.

Se sienta en el sillón, ese que pareciera que hace pasar el tiempo deprisa, porque cada vez que, decide descansar en el, sin darse cuenta ya pasaron 2, 3 ,4 o hasta 5 horas y ni siquiera lo nota.

Pero esta vez se dice -me sentare, pero voy a ser fuerte y en cuanto termine mis frituras me levantare-, -claro que puedo, si quiero puedo-, se confirma y convence.

Mientras disfruta de sus papas llenas de salsa, se da cuenta que es un poco aburrido estar sentado, comiendo sin hacer otra cosa, aunque sabe que prender el celular, la Tablet o la laptop seria un grabe error, pues se prometió que solo se terminaría lo que esta comiendo y se levantaría. Empieza una lucha interna, donde gana su celular.

Ve la hora y piensa -solo 15 minutos, después me levanto de aquí-.

Han pasado mas de 15 minutos y sigue en el sillón, al revisar la hora vuelve a la realidad. Sentimientos de coraje, fracaso, frustración llegan todos al mismo tiempo, pues ya se hizo tarde para todo. Quiere recuperar el tiempo, pero claro, como todos saben, eso, es imposible.

Se enoja internamente, pero lo demuestra criticando a los demás y tratando de justificarse, aunque nadie le pida su opinión o le reproche algo. Su día esta lleno de frases como: “tiene ese cuerpo porque de seguro se operó, o no come y es anoréxica, aparte que hace ejercicio porque tiene tiempo” “si tuviera que hacer todo lo que yo hago seguro no tendría ese cuerpo”, “tiene dinero porque es corrupto o es un lambiscón” “yo nomas hago mi trabajo y ya” “es un tonto” “ así esta mal hecho” “si supieran todos mis problemas” “pobre de mi” “nadie me entiende” “no se porque no me alcanza el tiempo” “se cree mucho porque lee” “es un ignorante porque no estudia” “ si yo lo hubiera hecho estaría mejor” “tengo sueño” “me duele la cabeza, la espalda, la rodilla etc.” “esta gordo” “esta flaco”.

Pasa el tiempo, y esto se repite día tras día. Llega un momento donde ya no puede salir de este círculo vicioso y se pregunta, que es lo que esta pasando, porque no se siente feliz, porque no a ha alcanzado sus metas, porque se enferma y su cuerpo cada vez está más cansado. Lo triste, es que sabe cuál es la respuesta.

La respuesta, es ese momento frente al refrigerador, decidir seguir haciendo esa misma rutina una y otra vez, esperando resultados diferentes, o preparase una ensalada con brócoli, lechuga y zanahoria, y no sentarse en el sillón.

Porque pequeños cambios, es el comienzo de grandes historias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.